Claves para que los animales coman aún en situaciones de estrés calórico

Cuando los animales pastorean en verano, en un intento para mejorar su confort recurren a diversas estrategias. Si obligo a los animales a estar en el pasto en las horas de más alta carga calórica, entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde, por más que tengan un vergel de pasto forrajero no van a comer porque hay una situación de estrés. El acto de comer, masticar, rumiar implica un gasto de energía y el animal tiene que ahorrar esa energía porque tiene que disipar el calor acumulado.
La recomendación es que se haga un pastoreo nocturno y tenemos buena información al respecto, no sólo nuestra sino australiana, que mejora mucho el desempeño del consumo voluntario del animal. Una forma es cortar la pastura como quien va a hacer heno, la dejo andanada con un pre oreo corto y largo los animales a comer las andanas.
Así el consumo voluntario aumenta porque el bocado está más disponible. La otra es picar la alfalfa y darla en el comedero.
En cualquier caso, hay que ser muy prolijo y consecuente, tener todo aceitado, no se le puede dar una alfalfa sucia, ni de manera irregular porque cambia el rumen y la digestión y afecta al animal. Recomendamos para el verano que se ubiquen los pastoreos a la noche y durante el día se suplemente con un conjunto de alimentos fríos que generen a nivel metabólico el menor nivel de fermentación para que la producción de leche pueda al menos no caer dramáticamente sino mantenerse en una caída manejable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *