Alimento proveído al ganado los nutrientes debe aportar necesarios

En producción ganadera, el alimento que se provee a los animales debe aportar todos los nutrientes necesarios (proteínas, hidratos de carbono, minerales, entre otros) para el mantenimiento, crecimiento y reproducción de los animales. Por su parte, las vacas que tienen crías, en especial las primerizas, son más exigentes en cuanto a la nutrición, debido a que deben mantener a sus terneros.
La alimentación se refleja en el estado corporal del animal, es decir, el animal gordo caracteriza a uno bien alimentado, mientras que el ejemplar flaco, hace alusión a que está enfermo o mal alimentado. Por otra parte, la condición corporal puede ser reflejo del estado sanitario, a más del nutricional, lo cual puede notarse con la observación de partes específicas del animal, como la base de la cola, el anca, la región de la costilla y la región del muslo.
A su vez, se puede clasificar a las vacas en aquellas que son flacas, las medianas (no tan gordas) y las que son muy gordas. Las primeras se caracterizan por los huesos salientes. En este caso, las vacas no entrarán en celo si no mejora su estado corporal. Luego, las segundas (medianas) poseen buena masa muscular, indicador de que se encuentran en condiciones para entrar en celo y ser servidas. Finalmente, las vacas gordas son sinónimo de “mucha grasa”, lo cual no resulta conveniente en el establecimiento debido a que ocupan el lugar de otras vacas.
La base de la alimentación del ganado es el pasto, que abunda en primaveraverano y disminuye a fines de otoño e invierno. La pastura nativa es la que se conoce como campo natural. La misma está mejor adaptada al medio; posee un menor rendimiento, pero tolera mejor el invierno. Con un buen manejo, ajustes de carga, rotación y corrección de pH (con cal agrícola y fertilización) puede proveer los nutrientes básicos para una buena productividad de los animales.
Estas poseen una mayor capacidad de producción de forraje, pero “sufren” más en invierno. En general, son más exigentes en suelo, manejo y requieren mayor inversión para su cultivo. Cabe destacar que los animales comen menor cantidad de pastos viejos o encañados, los que por otra parte son menos nutritivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *