Evaluación de genéticas de trigo en el tradicional día de campo SEM- AGRO

   

SEM-AGRO realizó su tradicional jornada de campo sobre trigo el pasado 28 de agosto. En la oportunidad, demostraron 16 variedades, de tres empresas obtentoras: IPTA-INBIO, OR SEMENTES  y Biotrigo Genética. Las parcelas presentaron un relativo comportamiento normal, ya que los cultivos no fueron muy favorecidos por las condiciones climáticas. La tradicional cita de invierno organizada por SEM-AGRO reunió a unas 150 personas para observar el comportamiento de las variedades de trigo y los tratamientos, en la chacra experimental de esta empresa multiplicadora de semillas, ubicada en J. Eulogio Esigarribia, departamento de Caaguazú. El Ing. Agr. Ramón López, gerente técnico de SEM-AGRO, explicó que el objetivo de la empresa con esta actividad es conocer el comportamiento de los materiales nuevos que están entrando en el mercado y obtener informaciones locales sobre las mismas, ya que en la parcela se hace lectura de enfermedades y se miden rendimientos. “Conforme a esos resultados vamos seleccionando los mejores y posteriormente recomendamos a los productores”, resaltó, al recibirlos bajo el toldo preparado por la firma.  El técnico expresó que el otro propósito de la jornada de campo fue difundir el cultivo, presentando en un día de campo todas las informaciones a productores, técnicos y público en general. La parcela fue implantada en dos fechas de siembra, el 16 de mayo y el 29 de mayo; el primero con germinación el 22 de mayo y el segundo el 5 de junio. Más de 15 variedades, de cuatro obtentoras, fueron los materiales genéticos que ocuparon la parcela experimental.  Biotrigo también puso en vitrina algunas variedades experimentales para la alimentación animal, que ya estarían a disposición para las siguientes zafras.  Los tratamientos del cultivo se realizaron con productos de Agrotec. López señaló que la parcela demostrativa tuvo un desempeño normal, fundamentalmente, porque este es un año de pocas precipitaciones y se redujo la presión de enfermedades. Mencionó que incluso en toda la región las enfermedades del complejo de mancha solo aparecieron en lugares donde no hubo rotación, tampoco hubo presión de roya, ni de enfermedad de espiga como la Giberela.

CLIMA Y MERCADO

El Ing. López refirió además que en esta zafra hubo merma interesante de la producción del cereal, debido al poco ánimo de los productores para cultivarlo por el precio que reciben del mercado y la poca lluvia que cayó especialmente en esta zona del país. “En todo el mes de junio solo cayeron 55 mm de lluvia, eso sumado a los casi 46 mm de lluvias de julio y solo 10 mm en agosto complicaron al potencial para que las diferentes genéticas se expresen en su totalidad; en la escasa espiga por metro cuadrado, principal aspecto para medir el rendimiento”, enfatizó.

El profesional pronosticó que el rendimiento por hectárea en esta zafra se estimaría entre 2.300 y 2.500 k/ha. A nivel país se estima que el cultivo disminuyó alrededor de 400 mil hectáreas. Este cultivo invernal utilizado como alternativa de rotación y la segunda más importante económicamente para los agricultores no tendría el mismo desempeño de la zafra anterior, a raíz de factores, como el clima, llovió menos que lo necesario, y el factor mercado serían los inconvenientes que se deberá sortear en esta zafra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *