Evaluación de genéticas de trigo en el tradicional día de campo SEM- AGRO variedades nacionales tiene novedades en su portafolio de genéticas

 

IPTA-INBIO, convenio público-privada, presentó algunas de las variedades tradicionales y otras que serán comercializadas recién para la siguiente zafra de trigo. Los nuevos integrantes de la tecnología meramente nacional son el Itapúa 90, Itapúa 95 y Canindé 31.

Con la proyección de seguir fortaleciendo la investigación y desarrollo del cultivo de trigo en nuestro país se han unido en una sinergia de trabajo las instituciones como el IPTA, CAPECO  e INBIO.

Es un emprendimiento con logros interesantes para el sector cerealista, en este caso, proveyendo al mercado variedades con distintas características que ofrecen soluciones a algunos inconvenientes propios de un cultivo. Las tres nuevas genéticas de lanzamiento son materiales desarrollados bajo las condiciones climáticas y problemas usuales del país. La primera semilla es el Itapúa 90, que sobresale por su resistencia a Piricularia, es de ciclo precoz (115-120 días), excelente calidad panadera, altura de entre 60 a 70 c; Falling Number de 285 seg. Una de las principales cualidades de la Itapúa 95 es la resistencia a las manchas foliares, resistencia al oídio, ciclo de 120 a 125 días, peso hectolítrico de 77kg/hl, buen peso de grano, fuerza de gluten 417 W. El Canindé 31 se destaca por su alta tolerancia a la sequía  y excelente calidad panadera. Peso de mil semillas de 34 gr., proteína que puede llegar a 14,70%, de grano duro vítreo, entre otras cualidades de las semillas nacionales. La recomendación de siembra de las nuevas variedades están indicada, para la región norte, del 25 de abril al 15 de mayo, y para la zona sur, del 5 de mayo al 10 de junio, para desarrollar el potencial completo de la genética. Desde las instituciones socias que impulsan este sector, de esta manera, apuntan a animar y dinamizar el segmento de este cereal para seguir apostando por importancia para la rotación de cultivos, también considerando su importancia económica, aunque la comercialización tuvo un impacto deprimido en los últimos cinco años (2013-2018).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *