Tinglados curvos, opción diferente para la construcción

 

                Entre las diversas ventajas que puede ofrecer la construcción de los tinglados curvos está la resistencia a vientos de más de 180 km/h, longevidad de vida útil, entre otras. Obras Aceleradas es fabricante de  estas tecnologías, utilizando como materia prima el acero galvanizado.

                En un momento en que el país pasa por un buen crecimiento en construcciones de obras civiles para empresas, depósitos, silos y almacenamiento de algunos productos, la necesidad de innovar en el sector también pasa por un proceso de tecnificación constante que facilita opciones para que el inversionista opte por los materiales y estructura más convenientes para sus fines.

                Omar Figueredo, director de la empresa Obras Aceleradas, ratifica  la importancia y el beneficio que pueden ofrecer construcciones preparadas con materiales que tengan una vida útil acorde al costobeneficio para el cliente. “Como constructor de tinglados curvos, nuestra organización ya hizo trabajos en todo el país, con clientes que han de-mostrado y siguen demostrando su confianza por el trabajo realizado en sus propiedades. La zona de J. Eulogio Estigarribia es una de las localidades que más construyen obras, sean para galpones, silos, almacenamiento de alguna mercadería, entre otras. Nos abrieron sus puertas y hemos cumplido con ellos”, destacó.

                Estos tinglados curvos fueron fabricados con acero galvanizado, que ofrece una estructura de tiempo de vida útil de hasta 80 años, resistente a vientos de hasta 180 km/h y la resistencia a la corrosión y estándares altísimos comprobados.

                La rápida entrega del trabajo con todas las garantías necesarias es otra de las fortalezas de la firma constructora. “Un tinglado de 8x8m hemos preparado en dos días y medio, con toda la seguridad y garantía que las obras exigen para su funcionamiento, lo que afirma la agilidad y personal capacitado con que cuenta la empresa.    

                Así también, contamos con la capacidad de realizar trabajos en las zonas más inhóspitas del país, como los realizados en el Chaco, donde no teníamos acceso a la energía eléctrica, pero eso no fue impedimento para organizar las tareas, pues que contamos con equipos, como los taladros a batería y otras herramientas que pueden ser utilizada de la misma forma y no tener contratiempo con la entrega de la obra”, refirió Figueredo.

                Los tinglados curvos tienen un padrón de fábrica de 6 metros hasta 40 metros de ancho y un largo a definir con el cliente. El armado y desarmado del galpón pueden ser realizados en hasta 20 veces para locomover de un local  a otros, sin perder ninguna unidad de la estructura.

                “Los galpones convencionales, al remover de un lugar a otro, se pierde casi el 70% de los materiales y se tiene que reponer,  mientras que con los tinglados curvos no ocurre ese problema. Hay experiencia con productores que trasladaron de su fábrica a la estancia con éxito para el almacenamiento de fardos, granos u otra materias primas”, enfatizó el director.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *