El destete precoz de terneros aumenta un 100% la preñez

      

El destete precoz implica separar a los terneros de sus madres a los 60 días de haber nacido, una “decisión” que “mejora los índices de preñez de las vacas y estabiliza la producción ganadera, ya que cuida la oferta forrajera durante el invierno”.

Al separarse de la madre, los terneros no comen durante el primer día; al segundo, comienzan con una dieta especial. De ahí la importante extremar los cuidados durante los primeros días: buena sombra, que no les falte agua y una dieta balanceada de proteína y energía.

                Así, según un estudio, con un manejo restrictivo de la lactancia, una vaca puede entrar en celo a partir de los 45 días luego del parto, de acuerdo con “su condición corporal”.

                Sin embargo, la aplicación de la técnica, no es común en los establecimientos ganaderos: Si se recorrer el campo aún se encuentra a productores que realizan un manejo tradicional del rodeo, lo que significa que los terneros llegan a los 90 días junto a la madre.

                La idea es lograr que cada vaca tenga un ternero por año. Para esto, es fundamental ajustar el período de lactancia a 60 días.

                Si se adelanta el destete, se logra acumular forraje y contar con mejores pastos para el invierno, ya que sin el ternero, la vaca demanda menos alimento y los requerimientos son me-nores. Es un momento en el que se tiene la posibilidad de bajar la carga del campo.

                Si se acorta el período de lactancia, una vaca reduce a la mitad su requerimiento energético, mientras que el otro aspecto importante es que el sistema aporta estabilidad productiva y económica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *