Aplicación aérea y uso responsable de defensivos  

    Una jornada capacitación sobre “Uso Responsable de Fitosanitarios para aplicadores aéreos y autoridades” se llevó a cabo el 19 de junio en el hangar de Facundo Larrea, en el distrito de San Juan, departamento de Misiones.

                El evento fue organizado por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), CropLife Latin América y la Cámara de Fito-sanitarios y Fertilizantes (CAFYF).    Las orientaciones estuvieron a cargo de especialistas de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE) de Argentina, integrados por el Ing. Agr. Federico Elorza, coordinador técnico de CASAFE; Ing. Agr. María Sol Muñoz, asistente técnica, y el Ing. Elio Skare, consultor externo.

                Los ejes fueron sobre: Uso responsable de fitosanitarios y su importancia, lectura de etiquetas, equipos de protección personal, toxicología y eco-toxicología de los productos fitosanitario y gestión y manejo a de envases vacíos de fitosanitarios.

                También enfocaron aspectos relacionados a tecnología de aplicación y compartieron la experiencia desarrolla en Argentina.

Además realizaron demostraciones prácticas sobre el manejo correcto de los defensivos agrícolas y el control de la deriva durante la aplicación aérea.

                La Ing. Agr. Liz Rojas, directora ejecutiva de CAFYF, explicó que en el marco del convenio entre CAFYF y el SENAVE se determinó la necesidad de llevar adelante esta capacitación. Fue orientado para los aplicadores habilitados por dicha institución reguladora y el objetivo fue ofrecer una noción general sobre las Buenas Prácticas Agrícolas en aplicaciones aéreas, en forma teórica y práctica.

                Durante la capacitación, el Ing. Agr. Federico Elorza, coordinador técnico de CASAFE, insistió en el uso responsable de los defensivos agrícolas.            

“Es importante utilizar bien los productos y usar correctamente la tecnología de aplicación para evitar inconvenientes al ser humano y al ambiente”, expresó.

                Entre las recomendaciones, el profesional habló de la aplicación posterior a las indicaciones de un ingeniero agrónomo; realizar una lectura de las etiquetas de los productos fitosanitarios que indican cómo trabajar de manera óptima y usar los equipos de protección personal.

                También destacó la importancia de realizar el lavado de los envases vacíos de los defensivos agrícolas una vez utilizados. Asimismo realizar las aplicaciones de manera eficiente para no generar derivas innecesarias y lograr que el producto llegue al lugar deseado.

MINIMIZAR LA DERIVA

Uno de los puntos destacado durante la capacitación teórica y práctica fue minimizar las derivas en las aplicaciones. Mencionó que la tecnología de aplicación permite generar gotas de manera responsable y para lograrlo es fundamental el conocimiento.

                 “Es necesario saber cómo funciona un equipo pulverizador, cuáles son las condiciones ambientales en la que se puede aplicar y en las que no se puede aplicar”, ejemplificó.

                Indicó que para evitar las derivas es necesario trabajar los días en que no haya mucho viento, cuando la dirección del viento sea contraria a una zona sensible, apostar por gotas grandes para que no sean arrastradas por el viento, y que aquellas gotas finas que se generen vayan por un lado contrario a la zona sensible. “Hay una serie de pautas y cuestiones que se pueden seguir, justamente para evitar la aparición de derivas”.

                La comunicación fue otro de los aspectos enfatizado por los oradores. Es fundamental que si se va a hacer una aplicación en una zona sensible, como un sector periurbano, se pongan en contacto con las autoridades y los vecinos para informarles la fecha de aplicación.

                La forma correcta del lavado de envases vacíos, el uso adecuado de los equipos de protección personal, cómo se leen las etiquetas, cómo se carga un equipo y cerró con las aplicaciones aéreas y posterior medición de la deriva de esta aplicación también sigue siendo uno de los puntos clave como en otros encuentros.

                Elorza explicó que con una calibración de gota fina se tuvo 100 metros de deriva y con una calibración de gota gruesa se tuvo 20 metros de deriva. “Esto está dentro de los parámetros correctos. La demostración fue solo con agua, pero con productos y coadyuvantes es más pesada la gota, con lo cual se reducirá aún más la deriva”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *