El papel de la nutrición en la incidencia de problemas esqueléticos en caballos

La calidad de la nutrición, así como la cantidad, desempeñan un papel significativo en el desarrollo de la enferme-dad ósea metabólica.

Por lo que además de la nutrición correcta, las prácticas de manejo apropiadas son parte del desarrollo de un potro normal.

Muchas granjas de caballos han tenido de forma ocasional un potro que nace con, o eventualmente muestra, problemas con el adecuado desarrollo del esqueleto.

Sin embargo, si en una granja se detectan estos problemas en algo más que un par de potros cada año, puede que exista cierta predisposición genética particular, unas prácticas de manejo, un factor ambiental o elemento nutricional, ya sea para las yeguas o sus crías, que está fuera de lugar.

El primer paso en la identificación de un problema de manada es determinar si los episodios individuales de formación ósea alterada tienen algo en común.

Los signos clínicos pueden ser diferentes, pero el problema puede ser el mismo porque la misma perturbación puede afectar a diferentes zonas en diferentes edades en diferentes circunstancias.

La investigación de un problema que afecta a toda la manada comienza por el examen de los problemas individuales. Es bastante probable que la identificación de los factores comunes entre los casos individuales y la identificación retrospectiva de en qué parte del proceso de crecimiento se producen los problemas de formación ósea, sean de ayuda en un problema que esté muy extendido en toda la granja. También se debe realizar un análisis de la ración del alimento que consumen y ser revisado por un nutricionista competente.

Las deficiencias marginales a menudo pueden ser pistas sobre dónde está ocurriendo la formación ósea alterada.   La integración de la información del análisis de la ración, los datos de la perturbación de la formación ósea, y los horarios de administración son las mejores pista de la causa de un problema en la manada, si es que existe uno.

En algunos caballos se puede apreciar más de una manifestación de la enfermedad ortopédica del desarrollo al mismo tiempo, y con frecuencia, muchos caballos se ven  afectados  en  la  misma  granja.

En algunas granjas, el problema se repite anualmente.

Aunque la enfermedad ortopédica del desarrollo es multifactorial, la impresión clínica sugiere que una de las variables que necesita una investigación en la mayoría de las grandes manifestaciones de la enfermedad en varios caballos es la dieta.

La dieta también es el único factor fácilmente manipulable. A pesar de que los cambios en la dieta suelen ser útiles, no pueden prevenir la enfermedad por completo, ya que su causa se debe a muchos factores.

La genética y el manejo son dos factores adicionales importantes.

Dado que la genética es un factor importante, la eliminación de todos los animales genéticamente predispuestos resolvería gran parte del problema.

Sin embargo, aunque se identificaran a todos los animales portadores, es dudoso que se produjera una purga ya que muchos de los productores de crías con problemas de formación ósea son también productores de atletas con talento.

Estos animales son a menudo mantenidos en el programa de cría, a pesar de sus posibles defectos genéticos.

Los resultados de un estudio de la Universidad Estatal de Ohio indican que existe una fuerte relación entre la ración y los problemas de la granja.

Parecía probable en ese estudio que las deficiencias de calcio, fósforo, cobre y zinc estuvieran involucradas en el desarrollo de epifisitis, tendones contraídos, y las lesiones de osteo-condritis disecante en potros. Dado que los niveles de proteína y energía fueron similares en todas las granjas del estudio, es poco probable que estén directamente involucrados en este proceso de la enfermedad.

De hecho, las granjas con más problemas tenían los niveles más bajos de proteína en el estudio.

A partir de los datos recogidos en la investigación, es evidente que la calidad de la nutrición, así como la cantidad, desempeñan un papel significativo en el desarrollo de la enfermedad ósea metabólica.

Además de la nutrición correcta, las prácticas de manejo apropiadas son parte del desarrollo de un potro normal. Cualquier variación del nicho ecológico original del caballo presenta un potencial para la aparición de un trastorno.

Las variaciones extremas de las prácticas normales de manejo se deben analizar con más: Fuente Portal Veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *