El cambio climático influye en las enfermedades de los cultivos

La agricultura, dada su fuerte dependencia de las condiciones climáticas, es un sector que se está viendo seriamente afectado por los efectos del cambio climático.

La temperatura, las precipitaciones, los niveles de humedad, tanto ambiental como del suelo, la radiación solar y la concentración atmosférica de CO2 son las variables del clima más importantes para la producción y protección vegetal.

En particular, y en relación a las enfermedades vegetales, están repercutiendo sobre la distribución geográfica de los patógenos, la incidencia y severidad de las enfermedades y las pérdidas de rendimiento que éstas originan.

Los estudios sobre el cambio climático en patógenos de suelo son más escasos, pero las alteraciones ambientales pueden modificar atributos clave del suelo como la temperatura, la disponibilidad de agua y nutrientes, la temperatura o las poblaciones microbianas.

El cambio climático añade una nueva dimensión al desafío global de aumentar la producción agraria para hacer frente al crecimiento proyectado de la población y garantizar la seguridad alimentaria y las fuentes de ingresos en el medio rural, manteniendo al mismo tiempo un elevado nivel de protección medioambiental.

Algunos efectos ya constatados del cambio en las condiciones ambientales sobre la incidencia de enfermedades causadas por hongos incluyen la muerte extensa de especies forestales en Norte  América debido al incremento de la temperatura, precipitación y humedad; el incremento en la incidencia de podredumbres de raíz en especies forestales en centro Europa causadas por especies de Phytophthora; la ocurrencia de severas epidemias de Phaeocryptopus gaeumannii en Oregón; el incremento de severidad y rango geográfico del pie negro de la colza causado por Lepthos-phaeria maculans en el sur del Reino Unido; la mayor incidencia hacia el norte en Alemania para Cercospora beticola, causante de la cercosporiosis de la remolacha azucarera; el incremento de riesgo de mildiu de la patata causada por Phytophthora infestans en el Norte de Europa, con ataques de mildiu de severidad inusual en cultivos de patata en Finlandia; la aparición en Estados Unidos de poblaciones de Puccinia striiformis f.sp. tritici, causante de la roya estriada del trigo, adaptadas a temperaturas más cálidas; el desplazamiento de Monilinia laxa por M. fructicola en Europa; o la adecuación de condiciones climáticas favorables para Fusarium oxysporum f.sp. ciceris, actualmente presente en la cuenca del Mediterráneo y el centro de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *