Cómo prevenir el enteque en el rodeo

Cuando las hojas del duraznillo caen, es hora de mover el ganado. Esa es una de las condiciones para prevenir el enteque, una de las enfermedades más difíciles de combatir, que afecta a la ganadería sobre todo de diciembre a marzo.

El principio tóxico de las hojas del duraznillo es la pro vitamina D, antecesora de la vitamina D, que provoca la acumulación de calcio en la sangre. Cuando los animales comen estas hojas caídas, no pueden normalizar la concentración de calcio en su sangre y este elemento se instala en las articulaciones, lo que provoca un dolor parecido al de la artrosis. En los casos más avanzados, se acumula calcio en el corazón, hígado, pulmones y en las arterias.

Como todo tóxico, el daño que produce depende de la dosis. Como venimos de una primavera muy húmeda, hay muy buena oferta forrajera, lo que disminuye el riesgo de la densidad del duraznillo.

El síntoma más común es la ‘pica’, la degeneración del gusto: el animal se lleva piedras, palos y madera a la boca; presenta dificultades para moverse  y está echado más tiempo de lo normal. Si se sigue alimentando con las hojas caídas de duraznillo, se le curva la columna vertebral y presenta una pérdida de peso muy severa, deja de alimentarse y muere por inanición.

Las alteraciones en el cuerpo del animal son irreversibles; aunque el enteque se detecte a tiempo, es una enfermedad que no se cura. Por eso es importante hacer un control permanente de la pastura. Es muy difícil combatir el enteque, ya que el duraznillo es una especie nativa.

Lo más difícil es evitar que el animal coma las hojas. Cuando hay poco pasto, el lote está sobre pastoreado, o hay mucha carga animal, el animal come lo que encuentra. Para evitar eso, conviene que haya mucho pasto, buen alimento y que se diluya la cantidad de hojas de duraznillo.

Debe tratarse de controlar la presencia de duraznillo en los potreros a través de la aplicación de herbicidas, es muy difícil poder destruirlo con herramientas debido a que están presentes en campos bajos anegadizos. Una vez que comienzan los procesos de calcificación de grandes vasos sanguíneos, pulmones y corazón, no hay nada más que hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *