Insectos, a tomar atención en el cultivo de maíz

Las orugas cortadoras siguen siendo una plaga de importancia para el cultivo de maíz en varias regiones del país. Por este motivo, se sugiere comenzar con los monitoreos y observaciones a campo. En caso de detectar presencia de corta-doras en algunos lotes, se recomienda tener en cuenta los siguientes comentarios para el manejo de estas plagas.

Con hábitos nocturnos las orugas cortadoras tienen un gran potencial de daño principalmente en cultivos de verano con pocas plantas por metro de surco como maíz, girasol y sorgo. Ataques severos también afectan a soja, principal-mente en siembras de octubre y noviembre.

Son insectos muy difundidos en las leguminosas forrajeras, donde pueden alcanzar densidades superiores a las 100 larvas/m2. Para los cultivos de verano como maíz y girasol representan una alta peligrosidad con muy bajos umbrales de daño (2000-3000 larvas/ha). En algunas zonas, la oruga cortadora áspera, Agrotis malefida y la oruga cortadora parda, Porosagrotis gypaetina que se caracterizan por tener una sola generación por año. Ambas especies están en estado adulto durante el otoño con picos de población en abril y mayo. Luego de 20 a 30 días nacen los huevos y las larvas desarrollan lentamente hasta fines del invierno, época en que aceleran su desarrollo (40-45mm) causando el máximo daño en setiembre, octubre y noviembre. Las larvas del último estadio. En la región también se encuentran presentes otras dos especies de cortadoras como Agrotis ipsilon y Peridroma saucia.

DIAGNÓSTICO DE ATAQUE

Una de las alternativas se basa en: Alarma de corto plazo en presiembra o preemergencia por observación directa de las orugas cortadoras generalmente asociadas a la presencia de malezas de hoja ancha (cardos, apio cimarrón, quínoa, etc.) o uso de cebos tóxicos en microparcelas (6-10m2) las que se evalúan al día siguiente de su distribución para estimar el número de cortadoras por metro cuadrado. Los rastrojos dificultan estas tareas por lo cual se requiere emplear mayor tiempo que en lotes sin cobertura. Umbral de tratamiento en presiembra: 2000-3000 larvas/ha En post-emergencia se debe determinar la presencia de las orugas cortadoras y el porcentaje de plantas cortadas, como umbral de tratamiento se sugiere un nivel de 5% plántulas cortadas en maíz; 3-5% en girasol y 5-7% en soja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *