El estiércol, ¿material de desecho o de provecho?

La producción ganadera genera diversos productos básicos como la carne y la leche, además de materias primas para la industria. Pero esta producción también genera muchos desechos que no siempre reciben un procesamiento adecuado. Uno de los desechos más común y abundante de la ganadería es el excremento de los animales. Pero su manejo o procesamiento depende de la capacidad tecnológica del ganadero. Puede acumularlo para procesarlo como composta o para la generación de gas natural mediante equipos digestores. En la mayoría de los casos, el estiércol se deja sobre los pastizales para que siga su proceso de degradación natural.

¿Sabe usted cuánto estiércol produce una vaca? Cada ejemplar puede producir de 4 a 6 kilos diarios de materia seca en sus deposiciones o boñigas. Cuando está fresco el excremento es principalmente líquido (80%) y contiene una importante cantidad de nutrientes, microorganismos como bacterias, hongos e incuso semillas, que pueden servir a su vez de alimento a otros organismos como insectos, lombrices, aves y pequeños mamíferos.

El estiércol como fuente de nutrientes. Por ejemplo, dos vacas en una hectárea podrían producir aproximadamente 200 kg de nitrógeno al año. Aunque el contenido de nitrógeno total se reparte entre estiércol (20%), orina (60%) y material vegetal (20%).  En cambio, el fosforo producido por varias vacas por hectárea podría llegar a los 60 kilos al año. Así, el estiércol y la orina son buenos proveedores de nutrientes para el pastizal.

El estiércol ensucia el pastizal. El suelo sucio con estiércol genera problemas, pues el ganado rechaza comer alrededor de un área seis veces mayor al tamaño que ocupa cada boñiga, lo que reduce el área disponible para pastar. Para darnos una idea de estas pérdidas hagamos cuentas: una vaca puede cubrir casi 0.67 m2 de suelo con estiércol por día. Si lo multiplicamos por 365 días tendríamos aproximadamente 250 m2 de suelo sucio de estiércol al año. Pero si esta cantidad la multiplicamos por seis, se tendría que 1500 m2 de pastizal no estarían disponibles para ser consumidos por el ganado y esto es sólo por lo que puede producir una sola vaca !Ahora, si es usted ganadero, saque sus cuentas si tiene 10, 30 o 100 vacas!

El estiércol genera gases. Además del problema físico que representa la suciedad en los pastizales, el estiércol no enterrado es un foco de contaminación ambiental. Pues el 80% del nitrógeno se pierde como amoniaco (NH3) que se volatiliza. Otro gas que también se pierde desde el estiércol es el metano (CH4). Para darnos una idea, se sabe que un kilo de estiércol vacuno pueden producir entre 37 a 170 ml de gas metano, durante un periodo de 10 a 18 días, lo que puede considerarse poco, a diferencia de los 250 a 500 litros por día que puede producir cada vaca como producto de su digestión ¡Sí, por lo visto las vacas son muy “gaseosas”!
En el estiércol se reproducen plagas. Entre éstas se encuentran la llamada “mosca del cuerno” (Haematobiairritans), que se desarrolla directamente en el estiércol fresco y la “mosca del establo” (Stomoxyscalcitrans) que se desarrolla sobre excremento más viejo, pero que está mezclado con paja y se va acumulado cotidianamente cerca de los establos, donde generalmente se les encuentra. Estas plagas, además de causar molestias, lastiman, sangran y transmiten enfermedades al ganado.

El estiércol transporta parásitos. Otro problema sanitario importante son los parásitos internos del ganado, cuyos huevos salen junto con el estiércol para llegar al suelo o pasto y de ahí ser consumidos por otro animal. En este caso se encuentran diversos gusanos intestinales, que pueden causar diarrea, anemia e incluso la muerte del ganado, dependiendo del grado de infestación.

En estos casos las molestias y daños que causan las moscas y los parásitos intestinales al ganado pueden reducir la producción de carne y/o leche, así como pérdida de peso del animal, todo lo cual afecta la producción ganadera y reduce el beneficio económico del ganadero.
Por qué es necesaria su degradación. Por lo tanto, la reincorporación del estiércol al suelo es indispensable para el buen funcionamiento y salud del agroecosistema ganadero. En climas tropicales, la alta temperatura, la humedad ambiental y sobre todo las lluvias, ayudan acelerando el proceso de degradación del estiércol. Por ejemplo, en un pastizal de la costa de Veracruz las boñigas se pueden degradar en casi un mes durante la temporada de lluvias. En cambio, en zonas templadas o incluso frías las condiciones, sobre todo de baja temperatura, afectan y reducen el proceso de degradación, llegando a permanecer en el suelo por meses o incluso años.

Servidores ecológicos. Afortunadamente, en la naturaleza existen unos “agentes limpiadores” que ayudan a reducir todos estos problemas generados por la permanencia del estiércol en el suelo. Estos agentes son los escarabajos coprófagos y gracias a que utilizan el estiércol para alimentarse y hacer sus nidos retiran gran cantidad del estiércol y ayudan a acelerar su degradación, facilitando la entrada de agua, aire y otros organismos que también lo aprovechan, como en el caso de las lombrices o termitas.
Al ayudar a degradar el estiércol los escarabajos coprófagos contribuyen a reintegrar nutrientes al suelo e incrementar la permeabilidad del suelo, lo que favorece el rendimiento de las plantas que consume el ganado. También evitan que se liberen gases que contribuyen con el efecto invernadero y el calentamiento global de nuestro planeta.

¿Qué hacer? Conocer a los escarabajos de las zonas ganaderas a través de fotos, trípticos, revistas y publicaciones especializadas o de divulgación como en esta sección. Saber cuándo se reproducen y son más abundantes. Evitar o al menos reducir el uso de agroquímicos como los insecticidas y desparasitantes, para dejar que los escarabajos cumplan su función dentro de los pastizales. Ellos y nosotros salimos beneficiados, así que la tarea está planteada, ahora puedes decir si ¿el estiércol es un material de desecho o de provecho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *