La pérdida en rendimiento de una semilla no tratada Varía entre 10 y 40%

El tratamiento de semillas es considerado uno de los principales procesos que anteceden a la plantación y el cultivo de las plantas de soja y maíz. la aplicación de esta técnica es fundamental para asegurar un buen establecimiento de la labranza y, consecuentemente, un alto potencial productivo.
El primer paso es la elección de una semilla certificada y de alta calidad.
Semillas de alta calidad son fundamentales para el éxito en la agricultura. La decisión está en manos del comprador y él necesita pensar lo que es más caro: la semilla o una cosecha mal establecida y con fallas ?
Proteja el potencial genético de las semillas.
Es en este momento que entra en acción un buen tratamiento para evitar daños provocados por plagas y enfermedades en las semillas y plántulas.
El potencial de pérdida en rendimiento de una semilla no tratada puede variar entre 10 y 40% y está directamente relacionado a las especies de plagas y enfermedades, la intensidad de la incidencia, además de la época y condiciones del clima y suelo en que la plantación fue realizada.
Cómo tratar las semillas
La semilla de maíz híbrido es tratada con fungicidas directamente en las empresas proveedoras de semillas.
En la soja el tratamiento puede ser hecho «on-farm«, con la ayuda de máquinas específicas para este fin dentro de las propiedades. Otra forma es por medio del tratamiento industrial de las semillas también llamado TSI, el cual es realizado por las siembras. Este tratamiento además de proteger las semillas de plagas y enfermedades, también posibilita la aplicación de bacterias fijadoras de nitrógeno y polímeros que mejoran la plantabilidad y reducen la presencia de fallas en la labranza.
Beneficios del tratamiento de semillas
El tratamiento de semillas es una de las medidas fitosanitarias más eficientes en los cultivos de soja y maíz. Esta práctica no sólo ayuda a eliminar o reducir la presión de plagas y enfermedades en semillas y plántulas, pero también puede impedir la entrada del patógeno en áreas exentas.
La semilla tratada también puede favorecer la germinación más uniforme de las plántulas y evitar la necesidad de replantar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *